jueves, 10 de enero de 2008

Aquí están, estos son... (III)

Bernard Tomic

El tenis australiano ha sido un estandarte en la historia del deporte blanco en tiempos de la era abierta cuando Harry Hopman reunió a un grupo de jóvenes, los instruyó en los aspectos más finos de la caballerosidad y moldeó una cohesiva troupe que dejó una marca. Hecho el duelo por el glorioso tiempo pasado y con el regocijo temporal de ver a Lleyton Hewitt en la cúspide, hoy la historia es bien diferente para los Aussies: con la necesidad de un recambio airoso, Bernard Tomic es, si creemos la sobre dimensión periodística a su alrededor, la máxima esperanza a futuro.
Calificaciones tales como "The World Junior Champion", "The next big thing" o "The future of tennis", magnifican estruendosamente al personaje y la hipérbole suma aristas con cada logró alcanzado por el chico de 15 años. Según propias declaraciones Tomic ansía el corazón de Hewitt, el saque de Goran Ivanisevic y la mentalidad de Pete Sampras, y también cree que "probablemente" algún día sea tan bueno como Federer. Ciertamente sería fácil descartar tales declaraciones como engañosas fantasías adolescentes, pero representan una prueba más de cuanto confía en sus condiciones. ¿Historia repetida? Es posible, el tenis es un deporte más en el que sobran los cuentos de fenómenos y prodigios que terminan quemados antes de lograr nada y puede ser el caso de Tomic, pero al menos por ahora está haciendo bien las cosas.
Si bien Tomic representa a Australia, él nació en Sttugart, Alemania. Sus padres, John y Andy, se mudaron en 1996 a Queensland y allí comenzó todo. Ex jugador de fútbol, John manejó colectivos y taxis en su llegada a la Isla, mientras que Andy trabajaba como enfermera a pesar de sus dos títulos terciarios en ciencia biomédica. Mientras tanto, y como podían, criaban al joven Bernard, quien recibía en sus manos, a los 7 años, una raqueta comprada por 50 centavos en una venta de garaje. La semilla pasional comenzaba a germinarse.
Pasaron numerosos entrenadores, copas levantadas y halagos al por doquier hasta esta realidad: con 15 años y 3 meses superó la primera ronda en la qualy para el Abierto de Austalia, salvando 8 match points frente al taiwanes Yeu-Tzuoo Wang, jugador de Copa Davis, ganador de partidos en Grand Slams y ex top 100.
Con el 4-6,7-6(11) y 7-5 estampado en la pizarra y después de cerca tres horas, Tomic había jugado y ganado su primer partido en un Abierto. Un épico tie break donde se repusó de un 1-5 abajo fue lo más vistoso y una prueba más de su corazón y de la cualidad de encontrar el camino del triunfo cuando la derrota es una auténtica opción. Ya lo había hecho en la final del Orange Bowl en 2006 (sub14) frente al venezolano David Souto, también frente a Giacomo Miccini de Italia en la Copa Davis Junior cuando se impuso por 13 a 11 en el tercer set. Los golpes pueden no ser impulsivos, pero la garra siempre ayuda... y Tomic es un guerrero que espera cumplir sus sueños de grandeza.
*El ajetreado primer partido le pasó factura al pibe: en el segundo partido cayó frente al indio Prakash Amritraj por 6-3 y 6-2

2 comentarios:

Anónimo dijo...

no muy sarpado el pibe futuro bjorg.
marcos me parese que sos un explendido caza talentos te deseo todos los exitos y subi este video http://www.youtube.com/watch?v=IAaQXHLNziw :P

saludos Lucho

Mech dijo...

Lei la nota, la verdad bastante bien, ojala que siga así. ( Y bueno nada q ver con el otro Tomic! )

Exitoss con el bloggg Marcossss, el mejor blog sobre chicos que van a dar que hablar te felicitooo.